jueves, 6 de noviembre de 2008

Justine 1979




El caso de la película ‘Justine’ de 1979 no es atípico en la filmografía de Jess Franco pero sí extraño. Para empezar en los títulos de créditos aparecen como protagonistas Alice Arno y Lina Romay, pero Alice Arno no aparece en toda la película. Por eso esta película se confunde fácilmente con la ‘Justine de Sade’ (1972) del director Claude Pierson, donde sí AA és protagonista.


La que sí aparece es Lina Romay, y aparece en todas, todas las escenas, de hecho esta película representa un viaje apasionante a lo largo de su cuerpo. A lo largo del largometraje se recorren todos los rincones de su sexo y se descubren sus brillantes pechos entre movimientos sensuales y provocativos.


No obstante, ya que no aparece en la película, podríamos hablar de Alice Arno, y en particular de su entrevista aparecida en la revista Sex Star System de mayo de 1975, donde la actriz perece contando sus experiencias en el ‘cine du cul’ y su relación con Jess de forma perentoria.


Una de las preguntas más sugerentes se refiere a que escena de sexo es más difícil de rodar: con una mujer o con un hombre. Alice responde que con una mujer es más difícil por no tener experiencia lésbica, y añade que las indicaciones de Jess la ayudan enormemente. Alice cuenta como antes de rodar las escenas de sexo Jess explica claramente a los actores todos los movimientos y tocamientos a desarrollar, como describiendo el teatro que habitaba en su cabeza. Y aún más picante, le preguntan si en el caso de tener un hijo sería capaz de rodar una escena incestuosa con él. Por supuesto dice que no, y que con amigos tampoco, si acaso con compañeros.


Volviendo a ‘Justine 1979’ la película narra la historia de una prostituta que se enreda en juegos sadomasoquistas con un poeta. Hasta aquí todo normal, pero el problema de esta película es que se quedó a medio terminar, por falta de presupuesto como siempre y continuando con la normalidad, y entonces cayó en manos del productor Joe D’amato.


De hecho ‘Justine 1979’ es una reedición de Joe de la película que había comenzado a rodar Jess en 1975 llamada ‘De Sade’s Juliette’ y que nunca salió a la luz. Joe destripó la mitad de la película original introduciendo escenas de dos películas de Jess: ‘Midnight Party’ de 1976 (ya comentada en el post de Lady Porno) y ‘Shining Sex’ de 1977. Con el nuevo montaje dobló de nuevo la película con nuevos diálogos e introdujo una nueva banda sonora de su nueva película ‘Emmanuel Negra’ de Nico Fidenuovo.


‘Justine 1979’ visualiza en manos de Jess, una vez más, los textos del Marqués de Sade, en la misma línea de su película anterior de 1970 ‘Eugenie’ también conocida como ‘De Sade 70’ o también ‘Philosophy in the Boudoir’.


Las protagonistas de película ‘De Sade 70’ fueron Marie Liljedahl, en el papel de Eugenie, y Maria Rohm como madame de St. Ange. La espectacular belleza de la impresionante rubia desató en el rodaje maliciosos comentarios sobre la relación de la actriz y el director, comentarios que Jess se apresuró a desmentir indicando la gran profesionalidad de la actriz. Por otro lado también participa en esta película Christopher Lee en el papel de Dolmance. Lee accedió en trabajar en esta película mientras no interviniera en escenas de sexo, en la película por supuesto, y de hecho su presencia es puramente testimonial y solamente lo destacaría en la escena inicial de fondo rojo donde recita los textos del maldito conde.


En ‘De Sade 70’ el verdadero protagonista masculino es Jack Taylor, que también recita pedazos de los textos del marqués de Sade.
Donatien-Alphonse-François, el marqués de Sade, fue un literato y filósofo denostado, difamado y maldito por la gracia de la Santa Iglesia Católica y Apostólica Romana, quizás porque algunos de los personajes de sus obras fueron obispos libertinos. El nombre del marqué, Sade, ha dado nombre a una curiosa perversión o desviación sexual, sadismo, donde el placer se consigue a través del dolor del objeto amado. También podríamos hablar del 'masoquismo' como función inversa de la anterior, o del 'cledanismo' que se inventó Dalí en su obra 'Hiden Faces' de difícil exposición, pero ahora NO TOCA. Los más osados si acaso podrán encontrar los mensajes ocultos del cledanismo en la obra que encabeza este artículo, composición de Salvador Dalí titulada:' El éxtasis'.

En su libro publicado en 1795 ‘La filosofía en el tocador’, cuyo título recuerda la antigua profesión del ‘tocador de señoras’, aquel individuo que sumergía sus manos en hielo picado para después tocar los pechos de las vedettes antes de salir a escena y conseguir que sus pezones lucieran, desarrolla siete amenos diálogos entre la señora Sainte Ange y su hermano el caballero de Mirvel, con quien mantenía una incestuosa relación.


Sainte Ange pide a su hermano que participe con ella y con el perverso libertino Dolmancé en la ‘educación perversosexual’ de una ingenua joven de quince años llamada Eugénie. En el curso de una jornada los progresos de la joven son tan rápidos que acabara exclamando: "Heme aquí, pues, a la vez incestuosa, adúltera, sodomita, y todo eso en una muchacha que sólo hoy ha sido desvirgada".

Mientras el ‘divino marqués’ escribía sus obras, en 1777 nace Carl Friedrich Gauss, considerado el príncipe de las matemáticas. Sean las siguientes palabras un sentido homenaje a estas dos ‘lumbreras’ que han iluminado a la humanidad:


‘Tu cuerpo de mujer me excita. Solamente una mente matemáticamente perversa puede ver en tus pechos una función de cuarto grado, y en su derivada unos duros pezones.”





1 comentario:

franconomicon dijo...

Gran regalo lo del Sexy Stars! Me alegro de que vuelvas a postear.