lunes, 7 de enero de 2019

Lust for Frankenstein




Lust for Frankenstein un  Photocómic con fotos.


Basado en una película de Jess Franco
Ed: Draculina Publications
Año: 1999

Káspitas, diría, si no fuera porque en el universo frankiano cabe de todo un poco, hasta una fotonovela. En particular esta película se llamaba ‘Lust for Frankenstein’ y había invadido el disco duro de mi ordenador presumiendo de ser la nueva versión del mito proteico de Mary Shelley. 

Después de diez minutos de ver la película no entendía nada. 

Era mi primera película de Jess Franco, toda una nueva experiencia (recordáis la vuestra?), y el extraño argumento incluía escuchar un disco, supongo que al revés, para captar los mensajes del más allá de naturaleza satánica (también supongo). ‘Vaya bodrio!!’, pensé en silencio mientras mi estómago se revolvía como si fuera continente de la lucha eterna entre el bien y el mal, pero como nunca me gusta dejar una película a medias sufrí como todo ser humano sufre para llegar al final y ver toda la película.

Hoy, ante esta nueva visión gráfica del asunto, me armo de valor y abro de nuevo las puertas a la criatura del éxtasis, rosa de tinieblas, y a vosotros lectores, para descubrir las claves que en su día permanecieron ocultas en el fondo de un fotograma.




FOTOS













domingo, 2 de diciembre de 2018

Amigas y Ninfómanas





‘Diario ïntimo de una Ninfómana’  Jess Franco (1972)

‘Trágico Destino’  Alfredo Pons (1982)

En una de estas sincronías del destino, donde el cómic y el cine se dan la mano, descubrimos la historieta gráfica ‘Trágico Destino’, de Alfredo Pons, réplica con maestría del argumento esgrimido Por el cineasta Jess Franco en su película de 1972 ‘Diario íntimo de una Ninfóma’.

En una época de transición entre musas andaba el juego, Montserrat Prous es la   Protagonista  de esta película donde se cuenta la tragedia de una adolescente que escapa de casa y al llegar a la gran ciudad es violada por un tipejo grasiento en la noria de una feria casposa, lo que la acaba conduciendo a una espiral de sexo desenfrenado y drogas que desemboca en suicidio para culpar al culpable de su debacle y bajada al infierno.

Para más información recurrimos a la investigación exobiológica de Horroerótica en su post de 





Y para más información respecto al cómic recurrimos al post de Sexy Comixxx sobre el álbum ‘Amigas’ de Pons, donde se relata más sobre el evento.






Además, respecto al cómic, juzguen ustedes mismos la alta tensión que reúne en sus páginas una galería de perversiones humanas que evolucionan en bares, callejones y clubes nocturnos.

Trágico Destino’















viernes, 23 de noviembre de 2018

Diary of a Porn Virgin





Director: Simon Egan
Narrado por Andrea Oliver.
Año: 2005
País: Reino Unido

Productora: Lion Television
Serie TV: Dark Side of Porn
Episodio nº 2

‘Dark Side of Porn’ es una serie documental que examina la industria del entretenimiento para adultos. Durante dos temporadas (2005 y 2006) se produjeron  9 episodios para Channel 4 en el Reino Unido, y ahora los encuentras en youtube.

En este episodio  se cuenta la experiencia de dos mujeres que entran en el mundo del porno. A través de una agencia podemos asistir a una primera audición y las primeras sesiones de hardcore de las protagonistas.

Desde los inicios del cine porno se usaron los documentales como excusa para mostrar morbo y carnes al espectador adulto. Recuerden los nudities y las series sobre School girls que tratando de denunciar los peligros del porno, y  considerando motivos didácticos, acabáramos de hecho como deshechos de instintos en una película porno.

Por otra parte hay documentales que con sinceridad nos acercan a este mundo pornográfico humanizando a sus actores, y denunciando la cruda realidad de lo que significa trabajar en este tipo de industria.

Es el caso de Frankie, vemos a una MILF desenfadada, madre de una niña y casada con un comprensivo marido, que rompe el tabú en busca de mejoras económicas. Al principio todo son alegrías, y con profesionalidad se introduce el sexo y corridas aparte, todo aparece dentro de la normalidad, a ‘good job’, nada más. Pero al final del reportaje la vemos llorar desconsolada, no es oro todo y hay toros que con sus cuernos te amargan la vida. 

Al final Frankie se jubiló del porno para más suave seguir como pin-un y vender su físico sin química como modelo.

Como espectador empatizamos con la actriz que de estrella, se estrella, y se convierte en víctima, aunque en el fondo del abismo un pepito grillo grita ‘ ya te lo decía yo, tú te lo has buscado’, y hemos encontrado en su fracaso el alivio perfecto a nuestras dudas y cínicamente un puerco agridulce que alimenta nuestra morbosa lujuria.

FOTOS









( CON restricción de EDAD)



domingo, 26 de agosto de 2018

Vampirella: ‘La Maldición Wrathmore’





Dibujo: Pepe Gonzalez
Guión: Rich Margopoulos

Revista: Creepy 42 (diciembre 1982)
Editor: Toutain

Comentarios

El nombre de Josep Toutain hizo boom en los años 80 con la edición de revistas para adultos. Tomando como modelo la Warren americana, editó con sus materiales las revistas ‘1984’ de ciencia ficción y ‘Creepy’ de terror, o sea, el esplendor del cómic en España, manteniéndose sus revistas en el candelero a pesar de la competencia y los aumentos incesantes de precios por culpa del papel. Curiosamente en sus páginas, los dibujantes españoles como  Esteban Maroto, Pepe González, José Maria Beà, Rafael Auraleón y José Ortiz, que empezaron trabajando en la editorial Selecciones Ilustradas para dar el salto del Atlántico para Warren, volvían sus obras a su país de origen para reencontrarse.




Cuando se publicaron las historias de Vampirella en la revista Creepy, las cartas de los lectores criticaron de forma exacerbada la pobreza de sus guiones, poniendo a parir a sus guionistas. Lo que algunos lectores ignoraban seguro, es que en aquellos momentos el dibujante Pepe podía elegir a su conveniencia el guion. Pepe, después de soportar imposiciones durante toda su vida para dibujar la mente de algún demente, alcanzó su estatus como el mejor dibujante de Vampirella y se  le concedió la gracia de poder elegir, y como dice la viñeta, elegir un guion para mostrar sus bellas mujeres y no complicarse la vida.

El pobre Margopoulos, licenciado en filosofía y religión, guionista en Hunter, Demon Killer, Vampirella, Eerie y Creepy, se lo tomó con filosofía para esta historia de ‘La Maldición Wrathmore’ con reminiscencia de rimas y leyendas hasta un cuento de Poe. El argumento cuenta la leyenda de Amadeus Van Helsing, cazador de brujas y vampiros y antepasado de los protagonistas, que  condenó a una joven Elizabeth Wrathmore a la horca por bruja, y resultó ser una bruja, que lo maldijo a perder la vida cada 100 años a morros de un perro infernal, tipo Cancerbero, que por unas horas abandonaba las puertas del infierno para cargarse al joven Van Helsing de turno. En este siglo le tocaba a Adam, el novio de Vampirella, y ya tenemos el nudo de la acción servida.


En el ataque perruno resulta que las balas bendecidas para acabar con su perra vida en realidad han sido maldecidas por los malvados seguidores de Chaos (los eternos enemigos de Vampirella), así que NO sirven. Una oportuna llamada del párroco, que se libera en apenas una viñeta, advierte y activa la transformación de Vampirella que parte en ayuda de su amado. El oportuno desenlace en la última página de seis viñetas se traduce en quemar la momia de la bruja para liberarse de todos los demonios.

Estas historias autoconclusivas en 8 páginas no pueden dar más de sí en su argumento, por lo que el lector deberá disfrutar fundamentalmente del artista en su dibujo y arte, el arte de Pepe Gonzalez.

Hablar de Pepe Gonzalez es dar un homenaje al mejor dibujante de mujeres de todos los tiempos. Cuando llegaba a la editorial con sus dibujos todos sus compañeros lo copiaban y aprovechaban su estilo para mejorar sus obras.

Cuando Warren quiso revolucionar el género de terror introduciendo elementos eróticos con mujeres de falda corta y dientes largos, encargó a Archie Goodwin el desarrollo de los argumentos. Pero el dibujo de los primeros artistas que tomaron el desafío, Frank Frazetta y Tom Sutton,  tenían un aire infantil y hasta clásico, por no decir poco intensos. Cuando Warren vió las ilustraciones de Pepe Gonzalez ya no dudó ni un momento, aquella imagen era su Vampirella, y con su dibujo se disparó el éxito del personaje que en 1969 tuvo su propia revista, hasta llegar a la versión futurista y manga de 2001, suma y sigue para disfrute de los fieles.




La estructura de las historias de Vampirella de Pepe suele ser de 8 páginas, la primera una ‘splash page’ que sirve como introducción y las demás de viñetas distribuidas 3 y 3 en dos filas. En unas páginas utiliza las  clásica de viñetas rectangulares, mientras que en otras las viñetas son de contornos trapezoidales para intensificar dinamismo a la acción.


El dibujo destaca en sus primeros planos de los personajes principales donde realmente el artista se luce. El tratamiento de la pareja  refleja su temprana experiencia y sensibilidad en dibujar historias románticas para la editorial Toray tocando la ‘Serenata’ para ‘Susana’. Vampirella en todo su terror transita entre el erotismo y romanticismo con dibujos que melancólicos surgen del papel.

Además los objetos y elementos de documentación son precisos en la medida que el dibujante fuera agraciado con memoria fotográfica que facilitaba su capacidad de acción.

La vida de Pepe fue una tragicomedia. Soltero y sin compromiso. Descrito como el sujeto que duerme de día y toma copas de noche en el "Pub Greta Garbo" mientras dibuja a Marilyn Monroe, uno que hace retratos y muy de tarde en tarde, alguna historieta de mujeres explosivas y voluptuosas.

Nunca buscó la gloria ni la memoria y el dinero le fue esquivo, hasta la miseria en sus últimos años, enfermo lleno de alcohol y falto de espíritu, murió de pronto sólo y abandonado en su piso en 2009. Dicen que desde que su madre falleció  nadie se cuidó de él, y él mismo sucumbió al abismo. Muchos amigos que se lamentan, quizás pudimos hacer más por Pepe, el que regalaba dibujos y cuadros y solamente quería trabajar 15 días al mes, dos días por página, para el resto vivir la vida.

En fin, llegando al fin pasen y vean  ‘La Maldición Wrathmore’











VIDEO





viernes, 17 de agosto de 2018

Cicciolina, amore mio







Director: Amasi Damiani ( A. Van Dike) y  Bruno Mattei (Jimmy B. Matheus)
Año: 1979
País: Italia

Guión:  Riccardo Schicchi

Reparto

Ilona Staller  ... Cicciolina
Patrizia Basso                    
Giancarlo Marinangeli ... Riccardo
Paola Ludovica Barbanera


Comentarios

Ilona Staller nació el año 1951 en Budapest y desde jovencita sus ricitos de oro alegraron a los Servicios de espionaje de Hungría con alegría, hasta que lio a un cliente italiano para escapar de su triste destino y alcanzar la ‘ciudad Eterna’. No en vano Dios le dio un cuerpo de mujer para quitar el hipo al próximo, un  hipopótamo del pantano sin pantalones.


Allí conoció al productor de cine erótico Riccardo Schicchi, también guionista, que la propuso para un programa de radio llamado ‘Voulez-vous coucher avec moi?’. Y es en este punto que empieza nuestra película de tintes autobiográficos relatando la etapa donde Ilona Staler trabaja en Radio Luna como Cicciolina emitiendo un lubrificante programa que inunda las ondas de interesado erotismo para despertar la lujuria de sus radioyentes.

Si Schicchi aparece como guionista, como director bajo pseudónimo tenemos al mismísimo Bruno Mattei, conocido artesano del séptimo arte de eróticos italianos a destacar.

Desde su habitación decorada con posters de  desnudos de la sensual locutora (lo que muestra una obsesión obtusa),  un joven Riccardo (trasunto del guionista y protector de nuestra artista, aunque este es otro asunto) escucha la voz de su ‘erotimusa’ soñándola desnuda cabalgando un caballo blanco entre luces de colores, haciendo el amor con desconocidos. Mientras, desde su prisión con barrotes, en este punto se apunta a un recluso que estimula su mente con encuentros en la tercera fase con el chichi de la Cicciolina, mostrando un amor propio que retumba en la soledad de su jaula.

Al fin Ricardo se encuentra con la artista del amor con sexo seguro, seguro de sí mismo le pide ser su fotógrafo personal, y como persona y pesado el hombre, el que la sigue la consigue y la fotografía en la fontana, que aunque no sea  de Trevi, no le falta atrevimiento  a la moza, luce muslos y pechuga a cual más suculento plato en el plató de la escena, en espera del postre.

En una de las sesiones de fotos con fuego, la húngara se topa con unos desaprensivos que tratan de violarla. Suerte que llega el mozo amoroso para llevarse unos coscorrones e imponer el orden natural de la película, que en un intento de socializar la crítica, la Ciciolina emite un comunicado desde las radioondas donde dice ‘la culpa es nuestra’, enfatizando lo terrible del hecho que las mujeres llegan a culpabilizarse en estas casos y son ellas las primeras que han de asumir que estas violaciones  no se pueden perpetuar en una sociedad civilizada.

Encontramos en este argumento las inquietudes humanas  y sociales que impulsaron a Ilona a la aventura política cuando en este mismo año se presentó a las elecciones al Parlamento Italiano. Aunque no logró entrar a la cámara de diputa2 hasta el año 1985 cuando encabezaba la lista del Partido Radical, y efectivamente, sus películas eran más radicales.

Llevados por el erotismo no falta un encuentro lésbico de un profundo sentido estético y una práctica de ‘sitofilia’, una perversión donde se vierten alimentos sobre el cuerpo de la mujer desnuda, como si fuera la base de una pizza cuatro estaciones. De entre las posibles parafilias esta es una de las más finas hierbas  que podamos encontrar en la extraña filmografía de esta artista que en su etapa pornográfica no dejará de sorprendernos.

En el mismo sentido sigue el argumento y la hermana es violada por un vecino que entra en su piso pidiéndole limones. Limones los del caribe, pues la arrastra a la mesa de operaciones, de violaciones se entiende, para abusar de su confianza y de paso de su cuerpo de mujer.

Claro que el mensaje antiviolaciones  queda en entredicho cuando al final la violada pide más y acaba disfrutando del sexo con pasión y locura, como en las películas X donde las mujeres siempre piden ser violadas y pasan de vírgenes a guarras en un santiamén.

Seguramente este giro argumental señala claramente el paso de la sensualidad mágica en esta película de 1979,  al sexo duro y sin tapujos del cine su cine porno a partir de 1983. Las azucaradas escenas de esta primera época de actriz  que la precoz modelo húngara había ejecutado entre velos mostrando sus blancas carnes, se convirtieron de pronto en escenas hardcore de ‘blowjobs’ y dobles penetraciones que pueden llegar a sorprender, quizás indignar, al sufrido seguidor de la artista.

Sin duda fue su representante Schicchi el que provocó la confluencia de intereses para mantener viva la llama de la fama. Así él como director y su protegida como actriz, coincidieron en una brillante carrera pornográfica que dio sus frutos con películas impactantes, quizás espeluznantes, donde podemos destacar por la controversia y problemas que dio  al currículum ‘Cicciolina Number One’ (1986). En esta película los genitales de la artista ya no son un virtuoso desnudo y se convierten en pecado de destrucción masiva, donde desde los excesos condenados del género se atraviesan prados de perversiones llegando a la zoofilia, el sexo con animales.

Seguida por las parafília, todavía en las entrevistas le preguntan a Ilona  por el sexo con un caballo, y ella dice que es una barbaridad, que la Ilona Staler es una  ‘heroína’ haciendo felaciones a un ‘stallone’, pero el ‘caballo’ era para otra actriz que le gustaban más las drogas.

Todo este trajín de película va salpicado con sesiones donde Cicciolina va cantando sus grandes éxitos,  como  por ejemplo ‘Lips’, ya que la canción fue también uno de los campos que dominó esta polifacética artista de la radio y la televisión. Recordemos que ella fue la primera artista en mostrarse desnuda en un show de televisión y sus escándalos audiovisuales impulsaron así su carrera en otras materias oscuras.

Llegando a la recta final del film también se muestra a modo documental una de las funciones de teatro donde la protagonista canta y baila, danzando  desnuda dentro de una bombilla de plástico junto a dos palomas blancas. Al final vemos como el público, todos santos varones, invade el escenario para tocar el vello púbico de la actriz en vivo, que casi se la comen viva y ha de correr por su vida, llegando al camerino sin ropa ni remedio, mostrando una vez más su innato altruismo de darlo todo al prójimo, hasta sus bragas.

Tanto las palomas blancas como las apariciones del caballo y ella cabalgando son parte de la simbología subliminal que expone la pureza del sexo y un mensaje de amor universal, que junto a la crítica social contra la violación, dan aire trascendente a la intrascendencia del argumento solamente apto para adictos a nuestra ‘heroína’, la Cicciolina.

Cabe también remarcar en este artículo que la película inspira el argumento del cómic ‘Las aventuras de Cicciolina’ (1989) del autor Filippuci, Romanini y  Ubaldi. En este cómic, los dioses del Olimpo nombran a nuestra Cicciolina diosa del Sexo y la Sexualidad, y envían a la Tierra a Cupido, que se transforma en un osito de peluche para acompañar a la elegida en sus aventuras sexuales.



El osito de peluche aparece tanto en la película como en el cómic como un elemento identificativo de la inocencia. Inocente como la obra de Cicciolina y su motto ‘haz el amor y NO la guerra’, en resonancia con ‘El Amor es la Ley’, un precepto que nos conduce a Crowley y su ‘magia Sexual’, porque NO dudo que de darse la coincidencia temporal en la Historia, la Cicciolina sería hoy la ‘Mujer Escarlata’ de nuestro Mago Negro y sus videos pornográficos serían oficios religiosos reverenciados por los seguidores del ‘camino de la mano izquierda’, aunque para sus oficios onanistas utilizaran la mano derecha.

En fin, pasen y vean, en película o en cómic, los desvaríos de sensual sexo sentido de ‘la húngara de fuego’, la Cicciolina.



Fotos